AR Wiki

¡Te damos la bienvenida al artículo destacado de AR Wiki! Es sobre la Segunda Guerra Mundial.

No te olvides de dejarnos tu comentario. Si quieres acceder a nuestra página de preguntas y respuestas sobre la Segunda Guerra Mundial, haz clic aquí. Ah, y recuerda que en nuestro menú superior encontrarás todas nuestras categorías.

¡Feliz lectura y gracias por tu visita!

El resumen

La Segunda Guerra Mundial fue una guerra global que duró de 1939 a 1945. En ella participaron la mayoría de las naciones del mundo, incluidas todas las grandes potencias, que acabaron formando dos alianzas militares opuestas: los Aliados y el Eje.

La Segunda Guerra Mundial comenzó con la invasión de Polonia por Alemania y la Unión Soviética en septiembre de 1939. Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania en respuesta, pero fueron incapaces de defender eficazmente Polonia y fue rápidamente ocupada por las dos potencias.

En los meses siguientes, Alemania invadió y ocupó Dinamarca, Noruega, Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Francia. Gran Bretaña, con la ayuda de su imperio y sus aliados, consiguió rechazar una invasión alemana en la Batalla de Inglaterra.

La Segunda Guerra Mundial en Europa entró entonces en un periodo de relativo estancamiento, con los alemanes lanzando una invasión fallida de la Unión Soviética (Operación Barbarroja) en junio de 1941 y los aliados incapaces de lanzar una invasión con éxito de Europa Occidental.

En el teatro de operaciones del Pacífico, Japón, aliado de Alemania e Italia, lanzó una serie de invasiones y conquistas con éxito en Asia y el Pacífico, incluido el ataque a Pearl Harbor que llevó a Estados Unidos a la guerra.

El curso de la Segunda Guerra Mundial empezó a cambiar a favor de los Aliados con la derrota de Alemania en la batalla de Stalingrado y la exitosa invasión de Italia por las fuerzas aliadas.

Las potencias aliadas, lideradas por Estados Unidos, la Unión Soviética y Gran Bretaña, empezaron a hacer retroceder a los alemanes en múltiples frentes y liberaron territorios ocupados en Europa Occidental.

La Segunda Guerra Mundial en Europa llegó a su fin con la derrota de Alemania en mayo de 1945, tras el suicidio de Hitler. La Segunda Guerra Mundial en el Pacífico continuó hasta la rendición de Japón en agosto de 1945, tras el lanzamiento de las bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki por parte de Estados Unidos y la declaración de guerra de la Unión Soviética a Japón.

La Segunda Guerra Mundial provocó el genocidio de millones de judíos y otros grupos minoritarios, conocido como el Holocausto o Shoá, por parte del régimen nazi, dirigido por Adolf Hitler y el Partido Nazi. También causó la muerte de millones de militares y civiles, así como destrucción y devastación generalizadas en Europa y Asia.

La Segunda Guerra Mundial tuvo importantes consecuencias para el curso de la historia, como el ascenso y la caída de los regímenes fascistas, la formación de las Naciones Unidas con el objetivo de prevenir futuros conflictos mundiales, la descolonización de muchos países, la aparición de nuevos estados independientes en Asia y África, y el inicio de la Guerra Fría entre las potencias occidentales y la Unión Soviética.

Los bandos

Durante la Segunda Guerra Mundial, los países participantes se alinearon en dos principales alianzas: el Eje o los Aliados. Inicialmente, las potencias del Eje incluían a Alemania, Italia y Japón, con Finlandia, Eslovaquia, Rumanía, Bulgaria, Hungría y Tailandia uníendose más tarde. A lo largo del conflicto, hubo cambios significativos, como Italia cambiando de bando hacia los Aliados.

Los Aliados estaban compuestos por el Reino Unido y su Imperio, Francia, Polonia, Yugoslavia, Grecia, Bélgica, y China, que estaba inmersa en una guerra civil. La invasión alemana a la Unión Soviética en 1941, conocida como la Operación Barbarroja, y el ataque japonés a Pearl Harbor en diciembre de ese mismo año, llevaron a que tanto la Unión Soviética como Estados Unidos se sumaran a los Aliados, redefiniendo el equilibrio de poder en el conflicto.

    Las causas

    Aunque hay muchas causas que contribuyeron a la Segunda Guerra Mundial, aquí mencionaremos las más importantes:

    La Primera Guerra Mundial

    Después de la Primera Guerra Mundial, las tensiones que contribuyeron a iniciar la guerra permanecieron sin resolverse. Alemania, que se sintió profundamente humillada y resentida por el trato despectivo de los países vencedores y por su exclusión en las negociaciones de paz, en particular por el Tratado de Versalles, encontró en este descontento el ambiente propicio para el ascenso político de Adolf Hitler.

    Hitler capitalizó el sentimiento nacional de humillación prometiendo venganza contra los vencedores de la guerra y la restauración de la gloria alemana a través del NSDAP, el Partido Nazi, prometiendo reemplazar el gobierno que había capitulado en 1918.

    El Tratado de Versalles

    El Tratado de Versalles es reconocido como una de las causas clave de la Segunda Guerra Mundial, provocando profundo descontento en Alemania por varias razones. Primero, fue impuesto por potencias extranjeras sin participación alemana, conocido despectivamente en Alemania como “el dictado de Versalles”.

    Las condiciones del tratado eran tan severas que incluso las naciones vencedoras eventualmente percibieron su rigor. Cuando Hitler comenzó a violar estas condiciones, las otras potencias dudaron en responder con firmeza, interpretado por algunos como una señal de aceptación tácita hacia cierta flexibilidad para normalizar las relaciones diplomáticas después de la Gran Guerra.

    El tratado no solo falló en resolver problemas preexistentes sino que también creó nuevos conflictos entre naciones ya desconfiadas y en recuperación de los estragos de la guerra. Un aspecto particularmente controversial fue la desmilitarización de la región alemana de Renania, dejando a Alemania en una posición indefensa y técnica ante posibles invasiones, como se evidenció cuando Francia ocupó la región en 1923 debido a incumplimientos en reparaciones de guerra.

    Las demandas de reparaciones económicas a Alemania, previstas en el tratado, resultaron extremadamente impopulares y prácticamente inviables, dada la devastada economía alemana. La solución de Alemania al problema de la insolvencia, imprimir más dinero, llevó a una hiperinflación catastrófica, desestabilizando aún más la economía.

    El Plan Dawes

    El Plan Dawes fue diseñado como una estrategia para permitir que Alemania afrontara sus reparaciones de guerra, al mismo tiempo que se abordaban varios problemas financieros en un contexto de economía global crecientemente interconectada. Este plan implicaba un ciclo de préstamos y pagos donde Estados Unidos prestaba dinero a Alemania, que a su vez usaba esos fondos para pagar reparaciones a Francia. Francia utilizaba ese dinero para saldar deudas con Gran Bretaña, y Gran Bretaña empleaba esos pagos para devolver lo adeudado a Estados Unidos.

    Esta cadena de préstamos y pagos se vislumbraba como la solución ideal, mejorando las relaciones internacionales. Sin embargo, el sistema tenía una vulnerabilidad significativa: si un eslabón de la cadena fallaba en su pago, se desatarían conflictos y la situación económica y social global se deterioraría. Este punto débil se manifestó con el estallido de la Gran Depresión en 1929, lo que evidenció la fragilidad y dependencia mutua de las economías implicadas en el Plan Dawes.

    La Gran Depresión

    El hundimiento de las cotizaciones bursátiles en Estados Unidos desencadenó un tsunami financiero sin precedentes, lo que llevó a Estados Unidos a cesar los préstamos a Alemania para las reparaciones a Francia, e incluso a demandar el pago adelantado de deudas existentes. Como resultado, Estados Unidos adoptó una postura aislacionista, concentrándose en la recuperación de su propia economía y evitando involucrarse en otro conflicto europeo costoso. Esta situación exacerbó los problemas económicos globales, con un desempleo rampante en numerosos países.

    Los líderes mundiales creyeron que la formación de grandes ejércitos podría ser una solución al desempleo, lo que, indirectamente, contribuyó a la escalada hacia la Segunda Guerra Mundial. La crisis financiera internacional actuó como un catalizador que permitió a Alemania encontrar un pretexto para violar el Tratado de Versalles, rearmándose y expandiendo sus fuerzas militares, lo que marcó uno de los desencadenantes clave del conflicto global.

    La invasión japonesa de Manchuria

    La crisis económica de 1929 impactó duramente en Japón, enfrentando hambrunas, desempleo, y escasez de recursos. En busca de soluciones, Japón invadió Manchuria en 1931, marcando su camino hacia la Segunda Guerra Mundial. La invasión se justificó con una operación de falsa bandera, acusando a China de sabotear una propiedad japonesa, lo que llevó a la expulsión de las fuerzas chinas de Manchuria y al establecimiento del gobierno marioneta de Manchukuo en 1932.

    La Sociedad de Naciones fue incapaz de responder efectivamente a la agresión japonesa, a pesar de reconocer que la conducta de Japón violaba el derecho internacional. La inacción de la Sociedad, y su incapacidad para imponer sanciones, mostró su debilidad y animó a otros líderes autoritarios, como Mussolini y Hitler, a seguir un camino similar en Abisinia (Etiopía) y Checoslovaquia, respectivamente. Esta serie de eventos, y la falta de una respuesta internacional firme, contribuyeron al estallido de la Segunda Guerra Mundial seis años después.

    La invasión italiana de Abisinia (Etiopía)

    En 1935, el gobierno de Benito Mussolini lanzó una invasión a Abisinia (Etiopía), buscando expandir el territorio italiano en África, aprovechando sus recursos y buscando emular la gloria del antiguo Imperio Romano. Esta acción fue condenada por la Sociedad de Naciones, generando tensiones internacionales. A pesar de las negociaciones previas entre Mussolini y la Sociedad de Naciones, donde incluso se propuso un plan que concedía a Italia una parte de Abisinia, Mussolini lo rechazó.

    La respuesta de la Sociedad de Naciones fue la creación de un comité para imponer sanciones contra Italia, que incluían la prohibición de la venta de armas, préstamos y exportaciones de ciertos materiales a Italia, así como un embargo. Sin embargo, hubo demoras significativas en la implementación de estas medidas, como el bloqueo de las exportaciones de petróleo a Italia, que tardó dos meses. Estas sanciones y demoras reflejan la respuesta internacional al conflicto y la ineficacia de la Sociedad de Naciones para actuar rápidamente.

    La Sociedad de Naciones

    La Sociedad de Naciones, establecida por el Tratado de Versalles, aspiraba a ser una policía internacional que garantizara la paz en Europa, actuando como árbitro en conflictos internacionales. Aunque prometedora en teoría, en la práctica resultó ineficaz. La organización falló en responder adecuadamente a la agresión de Japón en Manchuria y a la invasión italiana de Abisinia (Etiopía) en 1935, debido principalmente a la reluctancia de Francia y Gran Bretaña de enturbiar las relaciones con esos países.

    Estos fracasos demostraron que las naciones podían adoptar políticas internacionales agresivas sin consecuencias significativas, socavando la confianza en la capacidad de la Sociedad para proteger a sus miembros. La debilidad de la Sociedad de Naciones es vista como una causa clave del estallido de la Segunda Guerra Mundial, evidenciando su incapacidad para mantener la paz a gran escala.

    La política exterior de Adolf Hitler

    Adolf Hitler, líder del NSDAP y de Alemania (1933-1945), impulsó una política exterior nacionalista y expansionista, enfocada en la anexión de territorios para proporcionar «espacio vital» (Lebensraum) al pueblo alemán. Esta ambición desencadenó la invasión de Polonia en 1939, provocando la declaración de guerra por parte de Gran Bretaña y Francia.

    Sus políticas incluyeron:

    • Incumplimiento del Tratado de Versalles: Hitler capitalizó el resentimiento alemán hacia este tratado, expandiendo territorios sin consecuencias iniciales significativas por parte de la Sociedad de Naciones.
    • Proceso de rearme: Justificó el rearme y expansión militar como una medida contra el desempleo, promoviendo el nacionalismo belicista.
    • Unificación de los hablantes de alemán en un Großdeutschland, lo que implicó la invasión de territorios soberanos para reunificar a los alemanes dispersos por tratados post-Primera Guerra Mundial.
    • Búsqueda de Lebensraum: Hitler aspiraba a expandir el territorio alemán a costa de los países vecinos.
    • Limpieza étnica del Reich: Promovió la supremacía de la raza aria y el genocidio de judíos, gitanos, y eslavos, considerados inferiores.
    • Destruir el comunismo: Este objetivo llevó a la planificación de la invasión de la Unión Soviética, viendo en ella tanto una necesidad estratégica como ideológica.

    Estas acciones reflejan la combinación de ambiciones territoriales, racismo, y anticomunismo que caracterizaron la política exterior de Hitler, sentando las bases para la Segunda Guerra Mundial y el genocidio masivo cometido por el régimen nazi.

      La política de apaciguamiento

      Cuando Adolf Hitler empezó a violar el Tratado de Versalles, la Sociedad de Naciones, esencialmente Francia y Gran Bretaña, optaron por una política de apaciguamiento, similar a la adoptada frente a Japón e Italia. A medida que Hitler infringía más cláusulas, Alemania se fortalecía considerablemente.

      A pesar de las crecientes transgresiones, los Aliados buscaron mantener la cordialidad con Hitler, esperando evitar un conflicto mayor. Sin embargo, eventualmente reconocieron que permitir que Alemania continuara expandiéndose llevaría a enfrentarse a un enemigo potencialmente invencible. Para cuando se asumió esta realidad, Alemania ya había recuperado y ampliado sus territorios, modernizado su ejército, y se había reestablecido como una gran potencia europea.

      La oportunidad para contrarrestar a Alemania de manera efectiva fue perdida inicialmente cuando Hitler remilitarizó la Renania; una acción que, según él, habría resultado en una rápida derrota alemana si los Aliados hubieran intervenido entonces.

      Esta inacción y la continuación de la política de apaciguamiento son vistas como causas directas del prolongado conflicto de la Segunda Guerra Mundial, que podría haber sido considerablemente más corto si se hubieran tomado acciones decisivas desde el principio.

      Los antecedentes

      La Primera Guerra Mundial transformó la geopolítica global, desmantelando imperios y redibujando fronteras, especialmente en Europa del Este, y fomentando sentimientos de revanchismo, particularmente en Alemania debido a las duras condiciones del Tratado de Versalles.

      Este tratado redujo significativamente el territorio y poder militar alemán, sentando las bases para el ascenso del fascismo en Italia bajo Mussolini y el nazismo en Alemania con Adolf Hitler. La República de Weimar dio paso a un estado totalitario nazi tras el incendio del Reichstag. Hitler violó el Tratado de Versalles, rearmó Alemania, y anexionó territorios como el Sarre, Renania, y Austria (Anschluss), con mínima resistencia internacional.

      La Guerra Civil China vio enfrentarse al Kuomintang y al Partido Comunista, mientras Japón invadía Manchuria y luego China, iniciando la Segunda Guerra Sino-Japonesa. La expansión de Alemania continuó con la anexión de Sudetenland y más tarde de Checoslovaquia, ante las fallidas promesas de apoyo a Polonia por parte de los Aliados. El pacto de no agresión germano-soviético dividió Europa del Este entre ambas potencias, pavimentando el camino hacia la Segunda Guerra Mundial.

      El transcurso de la guerra

      El estallido de la guerra

      La Segunda Guerra Mundial estalló en Europa el 1 de septiembre de 1939 con la invasión alemana a Polonia, provocando que Gran Bretaña y Francia declararan la guerra a Alemania el 3 de septiembre. La ayuda a Polonia fue limitada, y la situación empeoró cuando la Unión Soviética invadió Polonia desde el este el 17 de septiembre, dividiendo el país. Alemania y la Unión Soviética firmaron un acuerdo de colaboración, extendiendo la influencia soviética a los países bálticos y atacando Finlandia en noviembre de 1939 tras su rechazo a las demandas soviéticas.

      Este período inicial de la guerra en Europa Occidental fue marcado por una actividad militar limitada, conocida como la Guerra de Broma. En abril de 1940, Alemania atacó Noruega y Dinamarca para asegurar las rutas de suministro de mineral de hierro desde Suecia, superando los esfuerzos británicos y franceses por contrarrestar la ocupación. La invasión alemana a Francia en mayo de 1940 llevó a la sustitución de Neville Chamberlain por Winston Churchill como primer ministro británico, marcando un giro crucial en el liderazgo británico durante la guerra.

      Las primeras victorias del Eje

      El 10 de mayo de 1940, Alemania invadió Francia, Bélgica, Holanda, y Luxemburgo, logrando una rápida victoria mediante tácticas de guerra relámpago, lo que llevó a la evacuación británica de Dunkerque (Operación Dinamo). Italia se unió al ataque contra Francia y el Reino Unido el 10 de junio, dividiendo Francia entre la ocupación directa alemana e italiana y el régimen de Vichy.

      La Unión Soviética ocupó los estados bálticos y Besarabia en 1940, marcando el inicio de una colaboración más seria con Alemania, aunque las relaciones se deterioraron, llevando a un enfrentamiento. Alemania intentó una invasión aérea a Gran Bretaña, sin éxito, mientras que en el Atlántico, la marina alemana enfrentó a los convoyes británicos. Italia inició operaciones en el Mediterráneo y en el norte de África, aunque con limitados éxitos iniciales hasta la intervención de Alemania bajo Rommel.

      Estados Unidos, aunque neutral, comenzó a apoyar a los Aliados, involucrándose en escaramuzas no oficiales con Alemania en el Atlántico. Las invasiones italianas a Egipto y Grecia resultaron en retiradas hasta la ayuda alemana en África del Norte y los Balcanes, incluyendo la captura de Creta.

      La tensión entre Japón y las potencias occidentales creció, con Japón buscando expandirse en Asia aprovechando la debilidad europea. La firma de un pacto de no agresión entre Japón y la Unión Soviética en 1941 permitió a ambos concentrarse en otros frentes, mientras Alemania se preparaba para invadir la Unión Soviética, acercando tropas a la frontera.

      La guerra se vuelve global

      El 22 de junio de 1941, el Eje atacó la Unión Soviética, abriendo el Frente Oriental en la Segunda Guerra Mundial. Durante el verano, se capturaron rápidamente Ucrania y las regiones del Báltico, infligiendo severos daños a los soviéticos. Gran Bretaña y la Unión Soviética formaron una alianza en julio. Aunque el Eje avanzó inicialmente, el invierno forzó a las tropas alemanas a detenerse cerca de Moscú, marcando el fin de la guerra relámpago y el inicio de un contraataque soviético.

      En noviembre de 1941, los británicos recuperaron terreno en el norte de África, pero fueron detenidos en El Alamein. En Asia, el éxito alemán motivó a Japón a expandirse por recursos, llevando al ataque a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, provocando que Estados Unidos y sus aliados declararan la guerra a Japón. La Unión Soviética se mantuvo neutral ante Japón.

      Para abril de 1942, Japón había avanzado en el sudeste asiático, capturando Birmania, Malaya, las Indias Orientales Holandesas, y Singapur. En mayo, cayó Filipinas. Aunque Japón logró victorias rápidas, la batalla de Midway en junio de 1942 marcó un punto de inflexión, deteniendo su expansión debido a la significativa pérdida de su flota naval.

      Los Aliados avanzan

      Japón intentó apoderarse de nuevo de Papúa Nueva Guinea, mientras Estados Unidos atacaba las Islas Salomón. La batalla de Guadalcanal comenzó en septiembre de 1942, terminando con una derrota japonesa en 1943.

      En el Frente Oriental, el Eje enfrentó y lanzó ofensivas hacia el sur de Rusia en 1942, apuntando a los yacimientos petrolíferos del Cáucaso y enfrentándose en Stalingrado. La ciudad, defendida ferozmente por los soviéticos, fue escenario de una batalla decisiva que terminó con la rendición alemana en febrero de 1943, marcando un punto de inflexión.

      En El Alamein, la defensa aliada en agosto de 1942 previno el avance del Eje, seguido por una contraofensiva aliada que, junto con la invasión angloamericana del norte de África francés, culminó en la derrota del Eje en la Campaña del Norte de África en mayo de 1943.

      El 4 de julio de 1943, Alemania atacó cerca de Kursk, pero las fuertes defensas soviéticas y un contraataque soviético posterior cambiaron el rumbo del Frente Oriental, con los soviéticos pasando a la ofensiva.

      El 9 de julio de 1943, los aliados desembarcaron en Sicilia, llevando a la caída de Mussolini. En septiembre, invadieron la Italia continental, lo que llevó a Alemania a tomar control de Italia y establecer la República Social Italiana.

      A finales de 1943, Japón avanzó en la India, pero fue repelido por el ejército indio británico en 1944. En ese mismo año, el ejército soviético liberó Leningrado y recuperó Crimea, mientras los aliados capturaban Roma el 4 de junio de 1944, empujando a las fuerzas alemanas hacia el norte.

      La guerra termina en Europa

      El Día D, el 6 de junio de 1944, marcó el inicio de la Operación Overlord, la invasión aliada de Normandía, que llevó a la liberación de París en agosto y al avance aliado hacia el este. La Operación Market Garden en septiembre intentó capturar puentes clave en los Países Bajos, fallando en asegurar el puente en Arnhem.

      La Operación Bagration, lanzada por la Unión Soviética el 22 de junio, devastó el Grupo de Ejércitos Centro alemán en el Frente Oriental, empujando a las fuerzas alemanas a retirarse de Ucrania y Polonia. Levantamientos en Europa del Este, aunque inicialmente sin éxito sin apoyo soviético, eventualmente llevaron a la liberación de varios países y a que Rumanía y Bulgaria se unieran a los Aliados.

      Los soviéticos avanzaron a través de Europa del Este y forzaron a Finlandia a unirse a los Aliados. La Batalla de las Ardenas, iniciada por Alemania el 16 de diciembre de 1944, fue su último intento significativo en el Frente Occidental pero terminó en fracaso.

      Para marzo de 1945, los soviéticos y los aliados occidentales habían hecho grandes avances, cruzando el río Rin y acercándose a Berlín. El encuentro de los aliados en el río Elba el 25 de abril preludió el final de la guerra en Europa.

      Hitler se suicidó el 30 de abril de 1945, y Alemania se rindió a los aliados occidentales el 7 de mayo (Día V-E) y a los soviéticos el 8 de mayo. La rendición alemana en Italia ocurrió el 29 de abril, y la última batalla en Europa concluyó el 11 de mayo de 1945.

      La guerra termina en el Pacífico

      En el Pacífico, las fuerzas estadounidenses regresaron a Filipinas en junio de 1944, y para abril de 1945, junto con las fuerzas filipinas, habían neutralizado gran parte de la resistencia japonesa, aunque los combates persistieron en algunas áreas hasta el fin de la guerra.

      Birmania vio avances significativos de las fuerzas británicas y chinas, culminando en la captura de Rangún el 3 de mayo de 1945. Estados Unidos aseguró Iwo Jima en marzo y Okinawa en junio de 1945, mientras los bombardeos aliados devastaban ciudades japonesas y los submarinos estadounidenses cortaban las importaciones japonesas.

      Ante la negativa japonesa a rendirse incondicionalmente, Estados Unidos lanzó bombas atómicas sobre Hiroshima el 6 de agosto y Nagasaki el 9 de agosto de 1945. La Unión Soviética declaró la guerra a Japón el 8 de agosto, invadiendo Manchuria y derrotando rápidamente a las fuerzas japonesas allí.

      El 15 de agosto de 1945, Japón se rindió a los Aliados, con la firma formal de la rendición el 2 de septiembre de 1945 a bordo del USS Missouri, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial.

      Las secuelas

      Tras la Segunda Guerra Mundial, Alemania fue ocupada y dividida entre los soviéticos en el este y los aliados occidentales en el oeste. Se inició la desnazificación para erradicar las ideologías nazis, y Alemania perdió una cuarta parte de su territorio de 1937, principalmente a favor de Polonia y la Unión Soviética. La Unión Soviética también anexionó partes de Polonia, Finlandia, y los países bálticos.

      Las Naciones Unidas se fundaron el 24 de octubre de 1945 para mantener la paz mundial, pero pronto la tensión entre los aliados occidentales y la Unión Soviética desencadenó la Guerra Fría, marcada por la formación de la OTAN y el Pacto de Varsovia.

      En Asia, Japón fue ocupado por Estados Unidos, y Corea se dividió en Corea del Norte y Corea del Sur, lo que llevó a la Guerra de Corea en 1950. La guerra civil china terminó con la victoria comunista en 1949, estableciendo a Taiwán y la República Popular China como entidades separadas. El plan para crear Israel provocó conflictos en el Oriente Medio.

      La posguerra también vio la descolonización de muchas colonias europeas, con variados grados de paz y conflicto, como en Indochina y Argelia. La recuperación económica fue desigual globalmente, con Estados Unidos emergiendo como la economía dominante y la implementación del Plan Marshall para reconstruir Europa. Mientras tanto, la economía británica sufrió, la economía soviética y la economía japonesa experimentaron un rápido crecimiento, y China recuperó su nivel de producción prebélico en 1952.

      Las consecuencias

      El final de la posición hegemónica de Europa en el orden mundial

      La Segunda Guerra Mundial marcó el fin de la posición hegemónica de Europa en el orden mundial. Hasta entonces, Europa había sido el epicentro del poder y el progreso, mientras que otras regiones eran consideradas periféricas. Sin embargo, el impacto devastador de la guerra alteró este equilibrio.

      Estados Unidos y la Unión Soviética surgieron como las dos principales superpotencias mundiales, mientras que China también ganó relevancia en el escenario internacional. Desde entonces, el poder ha ido desplazándose gradualmente hacia estos nuevos centros de influencia, erosionando la posición hegemónica de Europa.

      El nuevo estatus de superpotencia de los Estados Unidos

      La Segunda Guerra Mundial tuvo consecuencias imprevistas, entre ellas el surgimiento de los Estados Unidos como una superpotencia. Hasta entonces, Estados Unidos se había mantenido al margen de las grandes potencias europeas, pero el conflicto cambió esa percepción.

      La guerra demostró el enorme potencial militar y económico de Estados Unidos, ganando reconocimiento como líder del mundo occidental. Tras la derrota de Alemania y Japón, Estados Unidos se erigió como una gran superpotencia mundial, un estatus que aún conserva en la actualidad.

      El auge expansionista de la Unión Soviética y su eclosión como superpotencia

      Una de las consecuencias más significativas de la Segunda Guerra Mundial fue el ascenso de la Unión Soviética como superpotencia. Antes de la guerra, la Unión Soviética era un país relativamente aislado con una economía débil.

      Sin embargo, tras derrotar a la Alemania nazi, la Unión Soviética surgió como un actor importante en la escena mundial. La Unión Soviética expandió rápidamente su influencia sobre Europa del Este y otras regiones, consolidando su estatus de superpotencia.

      El inicio de los complejos procesos de descolonización

      La Segunda Guerra Mundial catalizó la descolonización de África y Asia, terminando siglos de dominio colonial europeo. Impulsada tanto por levantamientos populares contra regímenes coloniales opresivos como por la incapacidad o falta de voluntad de las potencias europeas para sostener sus imperios, esta era marcó el inicio de movimientos independentistas que redefinieron el mapa global.

      Este proceso de descolonización fue largo, enfrentando numerosos desafíos y contratiempos, pero finalmente condujo a la creación de muchas nuevas naciones soberanas, facilitando la transición hacia un orden mundial más equitativo.

      El inicio de la Guerra Fría

      La Guerra Fría surgió tras la Segunda Guerra Mundial, enfrentando a la Unión Soviética y Estados Unidos en una lucha por la influencia global post-Alemania nazi. Inició por el control de Europa del Este, con Estados Unidos adoptando una política de contención para frenar el expansionismo soviético, apoyando democracias y economías capitalistas.

      Este conflicto se extendió a guerras subsidiarias, apoyando facciones en conflictos globales como en Corea y Vietnam. Terminó con la disolución de la Unión Soviética en 1991, dejando un impacto duradero en las relaciones internacionales.

      El inicio de la era atómica

      El descubrimiento de la fisión nuclear en los años 30 marcó el inicio de una era de energía y potencial destructivo. Durante la Segunda Guerra Mundial, tanto Estados Unidos como la Alemania nazi investigaron el desarrollo de armas atómicas, culminando en el uso estadounidense de bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945, inaugurando la era atómica.

      Este poder de autodestrucción llevó a la disuasión nuclear, una táctica de equilibrio del terror mediante arsenales nucleares. La amenaza de las armas nucleares persiste, representando un desafío constante para la paz mundial.

      El Plan Marshall

      Tras la Segunda Guerra Mundial, Europa quedó devastada, con infraestructuras destruidas y millones de desplazados. Ante esta situación, Estados Unidos lanzó en 1947 el Plan Marshall, un programa de ayuda económica de 13.000 millones de dólares destinado a la reconstrucción europea.

      Este plan revitalizó las economías del continente durante los siguientes cuatro años, estimulando el crecimiento económico y la recuperación de la producción. El Plan Marshall fue crucial en la transformación de Europa de un estado de devastación a uno de prosperidad.

      La creación del Estado de Israel

      Una consecuencia clave de la Segunda Guerra Mundial fue la creación del Estado de Israel en 1948, en respuesta al Holocausto, donde seis millones de judíos fueron exterminados por los nazis. La comunidad internacional, reconociendo la necesidad de un refugio seguro para los judíos, apoyó la partición de Palestina en estados judíos y árabes.

      Desde su declaración de independencia, Israel ha sido un centro de disputas y tensiones, especialmente con los palestinos. A pesar de los conflictos, Israel representa una patria crucial para los judíos y un símbolo de esperanza después de una era de persecución.

      La creación y consolidación de nuevas instituciones internacionales

      La Segunda Guerra Mundial catalizó la creación y consolidación de organizaciones internacionales, destacando la fundación de las Naciones Unidas en 1945. Previamente, intentos de establecer instituciones similares habían fracasado por la falta de consenso.

      La guerra demostró la necesidad urgente de mecanismos para prevenir conflictos futuros, llevando a representantes de cincuenta países a firmar la Carta de las Naciones Unidas. La ONU juega un rol crucial en el mantenimiento de la paz y la seguridad mundial, simbolizando un avance significativo en las relaciones internacionales.

      La ocupación aliada de Austria, Alemania y Japón

      La ocupación de Austria, Alemania, y Japón tras la Segunda Guerra Mundial fue una medida de los Aliados para prevenir futuras amenazas a la paz mundial. Durante la ocupación, se implementaron políticas para transformar estos países en sociedades democráticas y pacíficas. Este proceso resultó en un notable éxito, convirtiendo a Austria, Alemania, y Japón en importantes aliados de Estados Unidos y otras naciones occidentales.

      El programa de desnazificación aliado en Alemania

      Tras la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas aliadas ocuparon Alemania e implementaron la desnazificación para eliminar la influencia y la ideología del régimen nazi. Aunque el programa fue exitoso en sus objetivos, también tuvo consecuencias no deseadas. Surgió una categoría de personas llamadas «nazis accidentales», individuos que no estaban activamente involucrados en actividades nazis pero ocupaban cargos sujetos a desnazificación.

      Muchos inocentes perdieron sus empleos y hogares debido a este proceso. Además, la desnazificación profundizó divisiones en la sociedad alemana y contribuyó a los problemas económicos del país en la posguerra. A pesar de esto, el programa ayudó a evitar que Alemania volviera a ser gobernada por un régimen totalitario.

      La pérdida por parte de Alemania de un cuarto de todos sus territorios anteriores a la Segunda Guerra Mundial

      La pérdida por parte de Alemania de una cuarta parte de sus territorios anteriores a la Segunda Guerra Mundial fue una consecuencia directa de la derrota del país en la guerra. Esta pérdida territorial tuvo varias consecuencias para Alemania.

      En primer lugar, provocó una disminución de la población del país. Esto, a su vez, dificultó la recuperación de la economía alemana tras la guerra. Además, la pérdida de territorio hizo que Alemania dejara de tener acceso a ciertos recursos, como el carbón y el mineral de hierro. Por último, las pérdidas territoriales contribuyeron a crear un sentimiento de agravio y resentimiento entre algunos alemanes.

      La creación de dos alianzas militares antagonistas: la OTAN y el Pacto de Varsovia

      Después de la Segunda Guerra Mundial, el mundo se vio dividido entre dos superpotencias, Estados Unidos y la Unión Soviética, dando inicio a la Guerra Fría. Durante este período, se formaron dos alianzas militares principales: la OTAN, liderada por Estados Unidos, y el Pacto de Varsovia, liderado por la Unión Soviética. Estas alianzas buscaban proteger a sus miembros de posibles ataques y se convirtieron en fuerzas militares de gran influencia.

      Durante casi medio siglo, el mundo vivió en un estado de tensión, marcado por el temor a una guerra nuclear. Sin embargo, con el colapso de la Unión Soviética en 1991, la Guerra Fría llegó a su fin y el Pacto de Varsovia se disolvió. Aunque el Pacto de Varsovia ya no existe, la OTAN continúa desempeñando un papel crucial en la seguridad internacional, lo que destaca su relevancia y legado en la historia moderna.

      Los efectos

      Las muertes y los crímenes de guerra

      No hay un número exacto de muertes durante la Segunda Guerra Mundial, pero se estima que murieron más de 60 millones de personas, la mayoría civiles. La Unión Soviética sufrió alrededor de 27 millones de pérdidas, representando cerca del 25 % de su población. El 85 % de las muertes totales fueron de los Aliados, con el 15 % restante correspondiente al Eje.

      El Holocausto, perpetrado por los nazis, resultó en la muerte de entre 11 y 17 millones de personas, incluidos judíos, gitanos, polacos, rusos, homosexuales y otros grupos. En China, los japoneses asesinaron a alrededor de 7,5 millones de personas, cometiendo atrocidades como la masacre de Nankín.

      Tanto los alemanes como los japoneses llevaron a cabo crímenes de guerra, incluido el uso de armas biológicas. Aunque se procesaron crímenes de guerra del Eje en la primera corte internacional, no se procesaron crímenes de guerra de los Aliados.

      Los campos de concentración y el trabajo esclavo

      Aparte del Holocausto, aproximadamente 12 millones de personas, en su mayoría europeos del Este, fueron obligadas a trabajar para la economía alemana durante la Segunda Guerra Mundial. Tanto los campos de concentración alemanes como los gulags soviéticos causaron numerosas muertes, y ambos bandos maltrataron a los prisioneros de guerra, incluidos los soldados soviéticos que sobrevivieron.

      Los campos de prisioneros de guerra japoneses también provocaron muchas muertes, con una tasa de mortalidad mucho más alta que los campos bajo el control alemán e italiano. Más de 10 millones de civiles chinos fueron esclavizados para trabajar en minas y fábricas de guerra, y entre 4 y 10 millones fueron obligados a trabajar en Java.

      Durante 1942-1945, el presidente de EE.UU., Franklin Roosevelt, firmó una orden que envió a los japoneses-estadounidenses a campos de internamiento por temor a una posible colaboración en una invasión. Esta orden también afectó a algunos alemanes e italianos. Los Aliados permitieron que la Unión Soviética utilizara a prisioneros de guerra y civiles para trabajos forzados, y los húngaros fueron obligados a trabajar para la Unión Soviética hasta 1955.

      Los frentes de trabajo y la producción

      Antes de la Segunda Guerra Mundial en Europa, los Aliados superaban al Eje tanto en población como en economía, con un PIB que sería el doble si se incluyeran las colonias. Sin embargo, en Asia, China solo tenía un PIB un 38 % mayor que Japón si se contabilizaban las colonias.

      A pesar de las primeras victorias del Eje, la entrada de Estados Unidos y la Unión Soviética en 1941 revirtió esta tendencia, restableciendo la superioridad económica y poblacional de los Aliados.

      Los Aliados tenían una mayor capacidad de producción debido a sus abundantes recursos naturales, mientras que Alemania y Japón carecían de una planificación para una guerra prolongada y sufrieron de escasez de mano de obra, intentando compensar con trabajo forzado.

      Las mujeres

      Cuando los hombres se fueron a la guerra, las mujeres asumieron roles importantes en la industria, la agricultura y los servicios. En las fábricas, fabricaban armamento y equipo militar, mientras que en Gran Bretaña, muchas trabajaron en granjas y se unieron al Women’s Royal Naval Service. Incluso la futura Reina Isabel II trabajó como mecánica.

      En Alemania y Japón, inicialmente las mujeres tenían roles limitados, pero los bombardeos aliados y la conversión a una economía de guerra cambiaron eso. En Gran Bretaña, también participaron en la recopilación de información y la evacuación de niños tuvo un gran impacto en la vida de las madres.

      La ocupación

      Alemania implementó políticas económicas divergentes en las áreas que ocupó durante la guerra. En Europa Occidental, buscaba enriquecerse, obteniendo hasta el 40 % de sus ingresos de estas regiones. Sin embargo, en el este, durante la guerra contra la Unión Soviética, las políticas de ocupación se centraron en la explotación brutal de recursos y en la aplicación de políticas racistas. La Resistencia contra Alemania tuvo poco impacto hasta 1943.

      Por otro lado, Japón buscaba liberar los territorios asiáticos colonizados por potencias europeas, pero su comportamiento cruel pronto volvió a la población en su contra. Durante la ocupación, Japón aprovechó los recursos petroleros dejados por los Aliados, y para 1943, producía una gran cantidad de petróleo en las Indias Orientales Holandesas.

      Los desarrollos tecnológicos y militares

      La Segunda Guerra Mundial impulsó significativos avances en la tecnología militar. En el aire, se destacaron los aviones a reacción y el uso estratégico de bombarderos y radares. En el mar, los portaaviones y submarinos se convirtieron en elementos clave de la guerra naval. En tierra, los tanques pasaron a ser armas principales, con mejoras en velocidad, blindaje y potencia de fuego.

      Se desarrollaron subfusiles y el innovador fusil de asalto. Otros avances incluyeron mejoras en la codificación de mensajes y el uso de tácticas de engaño. Además, la guerra impulsó el desarrollo de los primeros ordenadores programables, misiles y cohetes, así como las devastadoras bombas atómicas.

      Las pérdidas militares, con número de muertos

      • Unión Soviética: 13 600 000 muertos
      • Alemania: 3 300 000 muertos
      • China: 1 324 516 muertos
      • Japón: 1 140 429 muertos
      • Imperio Británico: 357 116 muertos
      • Rumanía: 350 000 muertos
      • Polonia: 320 000 muertos
      • Yugoslavia: 305 000 muertos
      • Estados Unidos: 292 131 muertos
      • Italia: 279 800 muertos

      Fuente de los datos: Wikipedia

      Las pérdidas civiles, con número de muertos

      • Unión Soviética: 12 500 000 muertos
      • China: 8 000 000 muertos
      • Polonia: 5 300 000 muertos
      • Alemania: 2 350 000 muertos
      • Yugoslavia: 1 000 000 muertos
      • Francia: 470 000 muertos
      • Grecia: 415 000 muertos
      • Japón: 393 400 muertos
      • Rumanía: 340 000 muertos
      • Hungría: 300 000 muertos

      Fuente de los datos de la tabla: Wikipedia

      La cronología

      A continuación, encontrarás una detallada cronología con los acontecimientos históricos más importantes de la Segunda Guerra Mundial. Desde el 1 de septiembre de 1939 al 16 de septiembre de 1945.

      1939

      • 1 de septiembre – Alemania invade Polonia y arranca la Segunda Guerra Mundial.
      • 3 de septiembre – Gran Bretaña, Francia, Australia y Nueva Zelanda le declaran la guerra a Alemania.
      • 10 de septiembre – Canadá le declara la guerra Alemania.
      • 17 de septiembre – La Unión Soviética invade Polonia desde el este.
      • 27 de septiembre – Varsovia, la capital polaca, se rinde.
      • 30 de noviembre – La Unión Soviética invade Finlandia.

      1940

      • 12 de marzo – Finlandia firma un tratado de paz con la Unión Soviética.
      • 9 de abril – Alemania comienza la ocupación de Dinamarca e invade Noruega.
      • 10 de mayo – Alemania invade Bélgica, Holanda y Luxemburgo.
      • 10 de mayo – El premier británico, Neville Chamberlain, dimite y es sustituido por Winston Churchill.
      • 15 de mayo – Holanda se rinde ante Alemania.
      • 26 de mayo – Evacuación de la Fuerza Expedicionaria Británica de Dunquerke.
      • 27 de mayo – Bélgica se rinde ante Alemania.
      • 10 de junio – Capitulación de Noruega.
      • 10 de junio – Italia le declara la guerra a Gran Bretaña y Francia.
      • 14 de junio – La Wehrmacht entra en París.
      • 18 de junio – La Unión Soviética invade los países bálticos.
      • 22 de junio – Francia firma un armisticio con Alemania.
      • 30 de junio – Alemania comienza la ocupación de las Islas del Canal de la Mancha.
      • 10 de julio – Comienza la Batalla de Inglaterra.
      • 11 de julio – El mariscal Pétain se convierte en Jefe del Gobierno de Vichy
      • 3 de agosto – Italia comienza la ocupación de la Somalia Británica.
      • 13 de septiembre – Italia invade Egipto.
      • 27 de septiembre – Alemania, Italia y Japón firman el Pacto Tripartito.
      • 7 de octubre – La Wehrmacht entra en Rumanía.
      • 23 de octubre – Franco y Hitler se reúnen en Hendaya para tratar asuntos estratégicos de interés conjunto.
      • 28 de octubre – Italia invade Grecia.
      • 14 de noviembre – El ejército heleno repele a los italianos y los fuerza a retroceder a Albania.
      • 22 de noviembre – El 9.º Ejército italiano es derrotado por los griegos.
      • 14 de diciembre – Los británicos capturan Sidi Barrani (Egipto) y expulsan a los italianos.
      • 17 de diciembre – Los británicos capturan de nuevo Sollum (Egipto).

      1941

      • 5 de enero – Los australianos capturan Bardia (Libia).
      • 22 de enero – Los británicos los australianos capturan Tobruk (Libia).
      • 6 de febrero – Los británicos y los australianos capturan Benghazi (Libia).
      • 25 de febrero – Los británicos capturan Mogadishu (Somalia Italiana).
      • 1 de marzo – Bulgaria se une a las potencias del Eje.
      • 25 de marzo – Yugoslavia firma el Pacto Tripartito.
      • 27 de marzo – El gobierno yugoslavo es derrocado y abandona el pacto.
      • 30 de marzo – Las Afrika Korps (fuerzas expedicionarias alemanas) comienzan su ofensiva en el norte de África.
      • 4 de abril – Los alemanes capturan Benghazi.
      • 6 de abril – Alemania invade Yugoslavia y Grecia.
      • 10 de abril – Alemania captura Zagreb (Croacia).
      • 12 de abril – Alemania ocupa Belgrado (Serbia).
      • 13 de abril – Los soviéticos y los japoneses firman un Pacto de Neutralidad.
      • 17 de abril – El ejército yugoslavo se rinde ante los alemanes.
      • 22 de abril – Los alemanes capturan la ciudad griega de Tesalónica.
      • 27 de abril – Los alemanes capturan Atenas.
      • 28 de abril – Los alemanes capturan Sollum (Egipto).
      • 15 de mayo – Los británicos vuelven a retomar el control de Sollum y Halfaya.
      • 20 de mayo – Comienza la invasión aerotransportada de Creta.
      • 31 de mayo – Las fuerzas británicas en Creta son derrotadas por los alemanes
      • 8 de junio – Las fuerzas aliadas invaden Siria.
      • 22 de junio – Comienza la Operación Barbarroja: Alemania invade la Unión Soviética.
      • 22 de junio – Italia y Rumanía le declaran la guerra a los soviéticos.
      • 23 de junio – Hungría y Eslovaquia le declaran la guerra a los soviéticos.
      • 26 de junio – Finlandia le declara la guerra a los soviéticos.
      • 28 de junio – El ejército alemán captura la ciudad bielorrusa de Minsk.
      • 15 de julio – Los alemanes capturan Smolensko (Rusia occidental).
      • 16 de agosto – Los alemanes capturan la ciudad rusa de Novogrod.
      • 5 de septiembre – El ejército alemán ocupa Estonia.
      • 15 de septiembre – Comienza el Sitio de Leningrado.
      • 19 de septiembre – Kiev, la capital de Ucrania, es capturada por los alemanes.
      • 16 de octubre – La Unión Soviética mueve el gobierno a Kuibyshev.
      • 24 de octubre – Kharkov cae en manos de los alemanes.
      • 3 de noviembre – Los alemanes capturan Kursk.
      • 22 de noviembre – Los alemanes capturan Rostov.
      • 25 de noviembre – Los alemanes atacan Moscú.
      • 5 de diciembre – Los alemanes detienen su ofensiva contra Moscú.
      • 7 de diciembre – Los japoneses atacan la base estadounidense hawaiana de Pearl Harbor.
      • 7 de diciembre – Japón le declara la guerra a los Estados Unidos de América.
      • 7 de diciembre – Las fuerzas japonesas invaden Siam y Malasia.
      • 8 de diciembre – Los Aliados (excepto los soviéticos) le declaran la guerra a Japón.
      • 11 de diciembre – Alemania le declara la guerra a los Estados Unidos de América.
      • 25 de diciembre – Los japoneses capturan Hong Kong.
      • 25 de diciembre – Los británicos recuperan el control de Benghazi.

      1942

      • 2 de enero – Los japoneses capturan Manila, capital de Filipinas.
      • 11 de enero – Los británicos vuelven a capturar Sollum (Egipto).
      • 11 de enero – Los japoneses capturan Kuala Lumpur (Malasia).
      • 13 de enero – Los soviéticos capturan de nuevo Kiev.
      • 15 de febrero – Singapur cae en manos japonesas.
      • 8 de marzo – Los japoneses entran en Rangún, la capital de Birmania.
      • 6 de mayo – Los británicos capturan Madagascar.
      • 6 de mayo – Rendición de todas las fuerzas estadounidenses en Filipinas.
      • 28 de mayo – Los alemanes derrotan a los soviéticos en Kharkov.
      • 4 de junio – Batalla de Midway (océano Pacífico): 4 portaviones japoneses hundidos.
      • 3 de julio – Sebastopol bajo control alemán.
      • 22 de agosto – Brasil le declara la guerra a Alemania e Italia.
      • 23 de octubre – Comienza la batalla de El Alamein (Egipto).
      • 8 de noviembre – Comienza la Operación Torch: los Aliados invaden el noroeste de África.

      1943

      • 14 de enero – Comienza la Conferencia de Casablanca: Roosevelt exige “la rendición incondicional”.
      • 28 de enero – El 8.º Ejército Británico captura Trípoli.
      • 31 de enero – Capitulación alemana en Stalingrado.
      • 8 de febrero – Los soviéticos capturan de nuevo Kursk.
      • 14 de febrero – Los soviéticos capturan de nuevo Rostov.
      • 16 de febrero – Los soviéticos capturan de nuevo Járkov.
      • 15 de marzo – Los alemanes capturan de nuevo Járkov.
      • 12 de mayo – Rendición de las fuerzas del Eje en el norte de África.
      • 10 de julio – Operación Husky: aterrizajes aliados en Sicilia.
      • 25 de julio – Derrocamiento del gobierno fascista italiano de Benito Mussolini.
      • 26 de julio – El mariscal Badoglio declara la ley marcial en Italia.
      • 23 de agosto – Los soviéticos capturan de nuevo Járkov.
      • 3 de septiembre – Italia firma el armisticio.
      • 10 de septiembre – Los alemanes ocupan Roma.
      • 23 de septiembre – Mussolini declara la instauración de un gobierno fascista en el norte de Italia.
      • 25 de septiembre – Los soviéticos recuperan Smolensko.
      • 13 de octubre – El gobierno oficial italiano le declara la guerra a Alemania.
      • 6 de noviembre – Los soviéticos capturan de nuevo Kiev.
      • 20 de noviembre de 1943 – Los americanos comienzan la batalla de Tarawa.

      1944

      • 6 de enero – Los soviéticos consiguen avances en territorio polaco.
      • 22 de enero – Los Aliados desembarcan en Anzio (Italia).
      • 27 de enero – Finaliza el Sitio de Leningrado.
      • 19 de marzo – La Wehrmacht ocupa Hungría.
      • 10 de abril – Los soviéticos capturan la ciudad de Odessa (Ucrania).
      • 8 de mayo – Las tropas rusas liberan el campo de Theresienstadt.
      • 9 de mayo – Sebastopol cae en manos de los soviéticos.
      • 4 de junio – Roma es capturada por los Aliados.
      • 6 de junio – Arranca la Operación Neptuno/Overlord: la decisiva invasión aliada de Normandía.
      • 27 de junio – El ejército estadounidense captura Cherburgo (Francia).
      • 3 de julio – Los soviéticos vuelven a recuperar el control de Minsk.
      • 7 de julio – Los japoneses son derrotados en Saipán.
      • 9 de julio – Los Aliados capturan Caen.
      • 20 de julio – La Operación Valkyria (el intento de asesinato de Adolf Hitler) fracasa.
      • 21 de julio – Desembarco de tropas estadounidenses en Guam.
      • 25 de julio – Comienza la Operación Cobra: ofensiva aliada para romper las defensas alemanas en Normandía.
      • 28 de julio – Los soviéticos toman Brest-Litovsk.
      • 4 de agosto – Los Aliados liberan Florencia.
      • 15 de agosto – Operación Anvil (Yunque): desembarco aliado en el sur de Francia.
      • 25 de agosto – Los Aliados liberan París.
      • 28 de agosto – Las ciudades de Marsella y Toulon son liberadas.
      • 30 de agosto – Los alemanes abandonan Bulgaria.
      • 31 de agosto – Los soviéticos se hacen con Bucarest, la capital de Rumanía.
      • 2 de septiembre – Pisa es liberada.
      • 3 de septiembre – Las ciudades de Amberes y Bruselas son liberadas.
      • 5 de septiembre – Los soviéticos le declaran la guerra a Bulgaria.
      • 12 septiembre – El Havre es liberado.
      • 17 de septiembre – Operación Market Garden: operación aerotransportada fallida con el fin de llegar a Alemania a través de Holanda.
      • 22 de septiembre – Boulogne liberada.
      • 26 de septiembre – Estonia es ocupada por los soviéticos.
      • 28 de septiembre – Liberación de Calais.
      • 1 de octubre – Las fuerzas soviéticas entran en Yugoslavia.
      • 4 de octubre – Los Aliados llegan a Grecia.
      • 14 de octubre – Atenas, la capital griega, es liberada.
      • 20 de octubre – Liberación de Belgrado.
      • 21 de octubre – Los Aliados capturan Aachen.
      • 23 de octubre – Los soviéticos entran en Prusia Oriental.
      • 4 de noviembre – Rendición de las tropas del Eje en Grecia.
      • 24 de noviembre – Captura francesa de Estrasburgo.
      • 16 de diciembre – Ataque alemán a través de las Ardenas: comienza la Batalla de las Ardenas.
      • 26 de diciembre – Asedio de Bastogne: punto decisivo de la ofensiva de las Ardenas.

      1945

      • 1 de enero – Los alemanes se retiran de las Árdenas.
      • 17 de enero – Los soviéticos capturan Varsovia.
      • 26 de enero – Los japoneses se repliegan a la costa china.
      • 26 de enero – Los soviéticos liberan el campo de Auschwitz.
      • 2 de febrero – Los Aliados capturan Tréveris (a unos 9 Km de Luxemburgo, 35 Km de Francia y 50 Km de Bélgica)
      • 4 de febrero – Los Aliados liberan Manila.
      • 13 de febrero – Comienzan los bombardeos aliados masivos de la ciudad alemana de Dresde.
      • 17 de febrero – Los Aliados controlan Coblenza (Koblenz en alemán).
      • 19 de febrero – Los japoneses evacuan Mandalay.
      • 19 de febrero – Los norteamericanos llegan a Iwo Jima.
      • 20 de febrero – Los Aliados capturan Sarrebruck (Saarbrücken en alemán).
      • 20 de febrero – La ciudad de Danzig es capturada por los soviéticos.
      • 23 de febrero – Los soviéticos se apoderan de Poznan.
      • 1 de abril –  Los Estados Unidos de América invaden Okinawa.
      • 10 de abril – Hanover cae en manos de los Aliados.
      • 11 de abril – Los soviéticos y los yugoslavos firman un tratado.
      • 12 de abril – El presidente estadounidense Roosevelt fallece: le sucede en el cargo Harry Truman.
      • 13 de abril – Los soviéticos se hacen con el control de Viena.
      • 15 de abril – Los Aliados capturan Arnhem.
      • 20 de abril – Los Aliados consiguen ocupar Núremberg.
      • 23 de abril – Los soviéticos entran en Berlín.
      • 28 de abril – Mussolini es capturado por partisanos y posteriormente ejecutado.
      • 30 de abril – Hitler se suicida en el búnker de la Cancillería del Reich, en Berlín.
      • 2 de mayo – Rendición de las fuerzas alemanas en Italia.
      • 4 de mayo – Rendición de las fuerzas alemanas en Holanda, Dinamarca y el noroeste de Alemania.
      • 5 de mayo – Alto el fuego en el Frente Occidental.
      • 7 de mayo – Rendición incondicional de Alemania.
      • 8 de mayo – Celebración del Día de la Victoria en Europa
      • 9 de mayo – Los soviéticos ocupan Praga.
      • 9 de mayo – Liberación de las Islas del Canal de la Mancha.
      • 10 de junio – Los australianos invaden Borneo.
      • 22 de junio – Las fuerzas estadounidenses capturan Okinawa.
      • 6 de agosto – Se lanza la primera bomba atómica de la historia sobre la ciudad japonesa de Hiroshima.
      • 8 de agosto – Los soviéticos le declaran la guerra a Japón.
      • 9 de agosto – Lanzamiento de la bomba atómica en Nagasaki.
      • 14 de agosto – Capitulación de Japón.
      • 15 de agosto – Se celebra el Día de la Victora contra Japón (VJ-Day).
      • 5 de septiembre – Los británicos llegan a Singapur.
      • 7 de septiembre – Rendición japonesa en Shangái.
      • 9 de septiembre – Rendición del resto de fuerzas japonesas en China.
      • 13 de septiembre – Rendición japonesa en Birmania.
      • 16 de septiembre – Rendición japonesa en Hong Kong.

      Deja un comentario